Las piezas de desguace se transforman en accesibles para todo el mundo

By Yo • Motor • 28 nov 2014

Mucha gente tiene la sensación de que todo lo que nos rodea es siempre enormemente caro. Incluso los hay que van más allá y afirman que incluso lo que la Red de redes nos ofrece, que siempre nos han contado que es algo enormemente pertinente (y barato), termina por convertirse en caro, sobre todo si tenemos en cuenta que en tiempos de crisis es complicado ahorrar. Por eso ha llegado el momento de localizar cosas a buen precio para nuestro coche que, además, sirvan para seguir disfrutándolo de manera pertinente. Y justo ahí es donde entran los recambios usados.

Y es que obtener piezas de desguace en granada, Córdoba, Sevilla, Asturias o donde sea resulta hoy enormemente sencillo y pertinente. Se terminó tener que dar vueltas y, sobre todo, se acabó pagar más por lo que de verdad nos ofrece operatividad. Al fin ha llegado el momento de abrir las puertas de par en par el desguace, porque nos va a servir para conseguir operatividad desde el  primer minuto.

¿Por qué estamos tan seguros de esta cuestión? Pues porque se hace claro y notorio que algún día tendríamos que recurrir a la segunda mano para recuperar un automóvil, eso es algo cierto. La crisis nos ha apretado tanto (sigue  haciéndolo) que lo del ahorro es obligatorio. Hacemos economías en toda nuestra vida y rutina, así que ¿cómo no las vamos a practicar si necesitamos reparar un coche que no anda? Por eso los desguaces al fin se han comprometido con darnos no solamente buenos precios,  sino una calidad certificable a través de distintas herramientas.

Lo más importante, si seguimos refiriéndonos a lo que acabamos de decir en el párrafo anterior, es tener clara una cuestión esencial: para certificar la calidad ha de existir una normativa legal (nacional y europea) que nos diga cómo hacer esto. Por eso nosotros hoy pretendemos poner de manifiesto esta cuestión, sobre todo porque ha llegado el momento de admitir que si algo tiene un sello de certificación es bueno y seguro. Y como habrá un papel firmado por medio tenemos claro que si esa pieza se estropea podremos cambiarla sin problemas de ningún tipo.

Por eso resulta enormemente interesante abrir la puerta de par en par al desguace virtual, ya que estamos convencidos de que el futuro, que lleva implícitas tres W, discurrirá por el océano  virtual. Y las piezas de segunda mano, huelga decirlo, también transitan por este sitio. Así que recuperar tu coche y ponerlo de nuevo en marcha implicará, qué duda cabe, que de verdad obtengas esa etiqueta tan ansiada de la compra con cerebro. O lo que es lo mismo, evitando de manera directa los sitios que piden a los usuarios poco dinero y aportan, naturalmente, poca seguridad. La virtud en este caso, como siempre, estará en el medio…

Comments are closed.